/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

¿Cómo es el proceso de reciclaje del papel?

¿Cómo es el proceso de reciclaje del papel?

Hoy día podemos decir que el concepto reciclaje está muy de moda entre la sociedad. Es muy frecuente encontrar cada vez más, productos reciclados parcialmente

 

 

Hoy día podemos decir que el concepto reciclaje está muy de moda entre la sociedad. Es muy frecuente encontrar cada vez más, productos reciclados parcialmente o en su totalidad. Uno de ellos es el papel. Conoce el proceso de reciclaje de papel en este artículo.

 

El reciclaje está directamente ligado con la ecología y con el concepto de sostenibilidad.

 

El ser humano debe ser inteligente y saber aprovechar los recursos que el planeta y la propia naturaleza le brinda para no generar daños significativos al medio ambiente.

 

El reciclaje de papel es una de las formas de reciclar más beneficiosas para el planeta.

 

Además de que el coste por obtenerlo es muy reducido, es una de las mejores maneras que tenemos a nuestro alcance para reducir nuestro impacto en el medio ambiente.

 

Se calcula que, entre el 18% y el 25% del total de los desechos de las ciudades europeas son papel. Con su reciclaje se logra disminuir dicho porcentaje y, además, se reduce la contaminación derivada del proceso de fabricación.

 

El papel se obtiene a partir de las fibras de la madera. Existen plantaciones destinadas expresamente para ello, formadas por eucaliptos y pinos. Al reciclar el papel de desecho se conservan los bosques autóctonos y originales del territorio. El reciclaje del papel puede llegar a suponer un ahorro en el consumo energético del 60% y una reducción en el consumo de agua de hasta el 80%.

 

Existen varias fases en el proceso de reciclaje de papel:

 

La primera es la recogida selectiva, donde se obtiene el papel de desecho que previamente ha sido separado del resto de residuos. Se trata de la recolección obtenida tanto de los contenedores azules (papel y cartón) como de las empresas que trabajan con grandes cantidades de papel y que lo envían directamente a la planta de reciclaje.

 

La segunda fase es la depuración. Una vez que se ha recogido el papel, se mezcla con agua para convertirlo en pasta y así se eliminen los elementos ajenos a la fibra como lacas, alambres, cuerdas o cualquier otro elemento que esté mezclado con la pasta. Una vez hecha la mezcla, se procede a la eliminación de la tinta. Para ello, se introduce la pasta de papel en una mezcla de agua jabonosa y se le inyecta aire que produce burbujas que arrastran la tinta y permiten que se pueda separar con facilidad.

 

La última fase del proceso de reciclado es el secado y prensado. Una vez obtenida la pasta similar a la del origen primario, se prensa y se seca a 120 grados de temperatura para darle la forma y la textura adecuada para su comercialización. 

 

De esta forma se completa el ciclo de reciclaje y se consigue reducir el impacto sobre el medio ambiente.

 

Ahora que ya sabes la teoría, ¡ponla en práctica!

 

Es un esfuerzo muy pequeño pero que consigue resultados muy grandes. Entre todos podemos conseguir darle una segunda vida al papel.