/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

¿Qué es la energía geotérmica?

¿Qué es la energía geotérmica?

La geotermia, o energía geotérmica, es una de las energías renovables menos conocidas pero con mayor potencial a la hora de obtener energía

 

 

La geotermia, o energía geotérmica, es una de las energías renovables menos conocidas pero con mayor potencial a la hora de obtener energía. Geotermia es una palabra que significa literalmente «calor de la tierra» y hace referencia a la energía geotérmica o del calor de la tierra, que se puede obtener usando el calor del interior de nuestro planeta.

 

Como es sabido, la Tierra se creó hace miles de años a partir del polvo del espacio que se iba condensando poco a poco. Al principio era una enorme masa de materia líquida e incandescente similar a un gran mar de lava. Conforme fue pasando el tiempo, se enfrió como un bizcocho casero al horno: la corteza se endureció y el calor permaneció latente en el interior durante un tiempo.

 

Aún hoy en día, si ahondamos lo suficiente podemos encontrar ese calor porque el interior de nuestro planeta es líquido y está compuesto de magma incandescente. Los volcanes son una buena prueba de ello. Sin embargo, la energía geotérmica no profundiza tanto; permanece entre las regiones que están muy calientes y la superficie fría.

 

Aunque existen diversas formas de poder sacar provecho del calor del interior de la Tierra, todas se basan en calentar agua. Primero hay que buscar un lugar que sea apto para construir una planta de energía geotérmica. Una vez ha sido localizado, hay que utilizar el agua que el calor expulsa al exterior para mover una turbina que genera la energía eléctrica. A través de un sistema de pozos, el agua se expulsa al exterior y se introduce de nuevo en las capas inferiores de la tierra. Es entonces cuando se vuelve a calentar hasta que alcanza tal temperatura que sale de nuevo en forma de géiser o vapor de agua.  Así, la turbina continúa moviéndose generando electricidad. Después el agua se devuelve al pozo y el ciclo vuelve a comenzar.

 

Como decimos, existen diferentes formas de canalizar la energía geotérmica. Se puede aprovechar la energía de los géiseres, o se puede utilizar agua caliente sin necesidad de que salga en grandes chimeneas naturales. Otra opción son los yacimientos en seco. Se llaman así porque no existe agua natural de la que se pueda obtener la energía. En estos casos lo que se hace es inyectar el agua de manera artificial hasta las capas freáticas del subsuelo y, aunque se llame “en seco”, el agua se introduce de forma artificial.

 

El uso de la geotermia tiene muchas ventajas. En primer lugar, es renovable y no contaminante. Su explotación apenas produce residuos o emisiones de CO2 si se compara con el uso de combustibles fósiles. Sólo, en algunos casos, los vapores que emanan de la tierra junto con el agua caliente pueden llegar a ser tóxicos. Sin embargo, como en la mayoría de los casos este agua se reutiliza para el mismo pozo, no se produce ningún tipo de contaminación en el medio ambiente. En segundo lugar, es prácticamente inagotable desde un punto de vida humano. Aunque naturalmente, cuando pasen miles de años y el interior del planeta se enfríe, no podrá ser utilizada. 

 

Por último, requiere de un espacio mucho menor que otro tipo de instalaciones energéticas. El área de terreno necesario para la construcción de plantas geotérmicas por megavatio es mucho menor que el de otro tipo de centrales. Asimismo, su edificación no necesita presas en los ríos o llevar a cabo grandes talas de bosques durante el proceso de construcción.

 

De esta forma, tenemos a nuestra disposición una fuente de calor limpia, duradera y útil que permite suministrar energía para las ciudades directamente desde el interior de nuestro planeta.