/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

Energía fotovoltaica: significado, ventajas y desventajas

Energía fotovoltaica: significado, ventajas y desventajas

La energía solar fotovoltaica es la que se obtiene directamente de la luz del sol

 

 

La energía solar fotovoltaica es la que se obtiene directamente de la luz del sol. De todas las energías limpias disponibles, se trata de una de las más sencillas de usar en nuestros hogares porque la instalación de los paneles es una tarea fácil y rápida de llevar a cabo. Sin embargo, el uso de la energía fotovoltaica en casa presenta ventajas y desventajas que van mucho más allá de su instalación. 

 

Duración de los paneles solares

 

Los paneles solares son equipos bastante duraderos. De media, se calcula que pueden tener una vida útil en torno a los 25 años. Por eso el coste de la instalación no constituye un problema, dado que se amortizará con creces.

 

Energía limpia y silenciosa

 

Otra de las ventajas que presenta la energía fotovoltaica es que, además de ser completamente limpia, también es una energía silenciosa. Esto permite que los equipos se puedan instalar en espacios residenciales sin que de ello se derive ningún tipo de problema acústico.

 

Mantenimiento mínimo

 

Así mismo, otro de los beneficios que presenta el uso de la energía fotovoltaica en los hogares es que, además de amortizar la instalación con su durabilidad, su mantenimiento es muy sencillo. En la mayoría de los casos, basta con llevar a cabo las revisiones periódicas.

 

Aumenta el valor de la propiedad

 

Por otra parte, una vivienda que cuente con una instalación de energía fotovoltaica aumentará su valor constituyendo un elemento que repercute de manera directa en la valoración de las tasaciones. Por ello, siempre será un aspecto que se deberá tener en cuenta a la hora de vender un inmueble.

 

Ahorro de dinero

 

Finalmente y junto a todo lo anterior, una de las principales ventajas que presenta contar con energía fotovoltaica en nuestro hogar es que supondrá un ahorro considerable en la factura al final de mes. Al contar con nuestro sistema de producción energética propio, el gasto será menor y el ahorro será proporcional al uso de la energía fotovoltaica que hayamos consumido.