/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

¿Cómo limpiar tus placas solares?

¿Cómo limpiar tus placas solares?

Si estás barajando la posibilidad de instalar placas fotovoltaicas en tu vivienda unifamiliar, hay un asunto importante que siempre conviene tener en cuenta

 

 

Si estás barajando la posibilidad de instalar placas fotovoltaicas en tu vivienda unifamiliar, hay un asunto importante que siempre conviene tener en cuenta: la limpieza y mantenimiento de la instalación.

 

Los paneles solares fotovoltaicos están expuestos al polvo, suciedad, contaminación y otros elementos que se encuentran en el ambiente. Los paneles generan energía captando la luz solar, por lo que si las mencionadas partículas de polvo o suciedad se interponen entre el sol y la célula fotovoltaica pueden interferir en el buen funcionamiento de los mismos. Así la producción eléctrica de nuestras placas puede verse reducida debido a la suciedad acumulada en su superficie.

 

Para saber cómo limpiar las placas solares se recomienda seguir las instrucciones del fabricante, en el caso de que no tengamos contratado un servicio de mantenimiento. Las indicaciones suelen ser limpiar la superficie con paños, esponjas o cepillos suaves y con productos específicos. Aunque pueda parecer eficaz, no es aconsejable limpiar las placas fotovoltaicas con agua a presión pues podría dañarse la superficie.

 

En determinadas zonas geográficas en las que el agua del grifo es dura o muy dura, se evitará su uso para que no se generen cercos o depósitos de cal sobre la superficie del panel solar. En muchos casos la mejor opción para la limpieza de las placas fotovoltaicas es utilizar agua osmotizada, que al evaporarse no deja ningún residuo.

 

No está de más recordar que para la limpieza de las placas solares deben tenerse en cuenta recomendaciones de seguridad: realizar la operación en momentos de baja incidencia solar y en el caso en el que los paneles solares estén ubicados en tejados o lugares de difícil acceso, extremar la precaución o contratar a un técnico especializado en trabajos verticales.

 

La frecuencia con que debe efectuar la limpieza de las placas fotovoltaicas dependerá de muchos factores: polución, salinidad si están en zonas costeras, proximidad a focos de suciedad, tráfico, presencia de aves, etcétera. Las lluvias y los vientos pueden ser aliados para mantener limpias las placas, pero también pueden jugar en nuestra contra propiciando los depósitos de barro, hojas o suciedad.

 

Un último detalle: si disminuye la cantidad de energía generada sin que pueda atribuirse a razones climáticas, no debe descartarse que sea la suciedad la que nos está minorando el rendimiento de la instalación.

 

¿Quieres conocer todas las claves para generar energía fotovoltaica en tu hogar? Consúltanos en Endesa X todo lo que necesites.