/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

¿Cómo asegurar un correcto funcionamiento de la caldera?

¿Cómo asegurar un correcto funcionamiento de la caldera?

Con la llegada del invierno cambiamos el uso de los aires acondicionados por las calderas

 

Con la llegada del invierno cambiamos el uso de los aires acondicionados por las calderas. Las calderas son sistemas que sirven tanto para calentar la casa y mantener la temperatura deseada, como para proporcionar agua caliente. Por ello debemos saber cómo funciona una caldera y mantenerla al día para garantizar la comodidad y el bienestar en nuestro hogar.

 

Es importante que cuidemos nuestra caldera y mantengamos el equipo en excelentes condiciones durante todo el año. Para ello, deberemos realizar las inspecciones pertinentes cuando proceda y vigilar que el funcionamiento sea el correcto durante su uso. Asimismo, cuando pensemos que algo puede estar fallando, deberemos llamar a un técnico de manera inmediata y no esperar a que el problema pueda ser mayor.

 

A continuación, presentamos algunas de las medidas de seguridad y mantenimiento que deberemos seguir y que garantizarán el correcto funcionamiento de nuestra caldera durante todo el año:

 

  • Control del equipo. Cada cierto tiempo deberemos verificar que el equipo está en orden. Revisaremos cada
    parte del sistema. En caso de que observemos que hay algo que no parece funcionar correctamente, o alguna pieza parezca estar desgastada, deberemos contactar con un técnico que acuda a nuestra casa a revisar el equipo en profundidad.
  • Controlar el color de la llama. Cuando disponemos de una caldera de gas, una de las cosas que deberemos tener en cuenta para saber si funciona bien o no es el color de la llama en el calentador. El color de la llama indica cómo se está produciendo el proceso de la combustión. El color correcto que indica que la caldera funciona bien es azul. En caso de que observemos que la llama se torna en color amarillo o anaranjado, deberemos llamar inmediatamente al técnico para que venga a supervisar la instalación.
  • Controlar la ventilación. Existen ciertas medidas de seguridad que debemos seguir cuando tenemos una caldera de gas. Una de ellas es controlar que la ventilación sea la correcta. En caso de no disponer de una caldera estanca, tendremos rejillas que permitirán que, en caso de fuga, el gas salga al exterior. Estas rejillas deben estar siempre abiertas, sin nada que obstaculice el paso del gas.
  • Técnicos de confianza. Es importante que, si tenemos que llamar a un técnico, sea alguien que nos dé confianza. La mayoría de los profesionales del sector realizan bien su trabajo. Sin embargo, si queremos asegurarnos de que el
    servicio por el que estamos pagando es el que se corresponde, lo mejor será optar por empresas que nos aporten la máxima confianza.
  • Limpieza. El proceso de la combustión conlleva que el equipo se ensucie con el paso del tiempo. Esto puede dificultar su correcto funcionamiento si se acumula un exceso de suciedad en los diferentes sistemas que forman parte de la caldera. Lo más recomendable es que la limpieza de la caldera se haga una vez al año. Para ello, deberemos evitar cualquier tipo de producto químico de limpieza, ya que muchos son inflamables y podría suponer un riesgo. Lo adecuado será hacerlo con un paño húmedo y un cepillo de dimensiones pequeñas.
  • Revisión de la caldera. Es obligatorio hacer una revisión de la caldera cada dos años y de la instalación de gas cada cinco años. Esta es la mejor manera de garantizar que nuestro equipo funciona correctamente y de que, si no es así, se tomarán las medidas necesarias para solucionar el problema.

Gracias a estos pequeños cuidados, nuestra caldera funcionará correctamente y podremos disfrutar de un hogar confortable tanto en invierno como en verano. Además, si tenemos cualquier duda sobre su correcto funcionamiento, lo más adecuado será contactar con el fabricante o con el técnico para asegurarnos de que todo está en orden.